Las comunidades rurales se han quedado atrás de manera desproporcionada en lo que respecta a servicios digitales particularmente en la última década. En el 2018. La ANSI colaboró con la UIT, la UNESCO y otras instituciones para desarrollar un proyecto que se llamó Níger sobre las aldeas inteligentes o Smart Village. En este sentido, el proyecto buscaba brindar servicios relacionados con los Objetivos de Desarrollo sustentable (ODS) para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos rurales. A través de un proceso de incorporación y transformación digital inclusivo, que significa una mejor calidad de vida para las comunidades más empobrecidas.

En este sentido, se desarrolló un blueprint o documento que indicará cómo diseñar, construir e implementar Smart Village en cualquier parte del mundo, no solamente en Níger. Es una guía donde se indica paso a paso ¿Cuáles son las acciones para transformar las comunidades rurales más remotas en aldeas inteligentes, brindando servicios y herramientas a la población?

La idea de las Smart Village es aprovechar los recursos disponibles sobre los principios para el desarrollo digital. Por ejemplo, el marco de inversión digital en los Objetivos de Desarrollo Sustentable bajo el principio de la reutilización y la mejora mediante la adopción y el uso de los recursos

Las iniciativas digitales necesitan y requieren de principios. que rijan y garanticen los objetivos que se desean plasmar en cada actividad y en cada fase de los trabajos. Por ello los principios digitales proporcionan una base y fueron creados para el desarrollo digital de comunidades Emergentes. Los principios digitales ayudan a enmarcar las actividades importantes en el establecimiento de Smart Village y pueden ser extendidos a otros sectores u otros países.

Para el desarrollo de una Aldea Inteligente, se debe utilizar, no solamente los principios digitales, sino el marco del ciclo de vida del proyecto. Que contiene 4 etapas importantes, la primera, analizar y planificar, la segunda, diseñar y desarrollar la tercera, implementar y la cuarta, monitorear y evaluar.Durante la fase de análisis y planificación, lo que se recomienda es aprender del trabajo anterior en el sector. Básicamente comprender el ecosistema. También se recomienda que en esta fase los profesionales establezcan los principios que van a regir el proyecto, y estos serán localmente apropiadas, equitativas e inclusivas.

La fase de diseño y desarrollo proporciona una orientación sobre los enfoques de diseño holístico, la participación ciudadana, las evaluaciones de la demanda del mercado, la toma de decisiones de infraestructura digital, la incorporación de los servicios digitales, la privacidad de los datos y la planificación de la seguridad.

La fase de despliegue implementación analiza la capacidad de la gestión y el liderazgo, los modelos de asociación sostenible, la movilización de los recursos, el marketing, las comunicaciones y la gestión de los proveedores de servicios.

La fase de implementación describe cómo pasar del piloto a la acción.

La fase de seguimiento y evaluación sigue siendo la parte transversal en todo proyecto o en todo plan. Esta permite una interacción y un giro importante según sea necesario para lograr los objetivos.

A medida que los países establecen estrategias de transformación digital, aquellos países con grandes poblaciones rurales pueden aprovechar este enfoque para adoptar. Existen muchos caminos hacia la transformación digital, el plan de las aldeas inteligente es una sugerencia para lograr la transformación en las comunidades rurales y permite acercarnos cada vez a los Objetivos de Desarrollo Sustentable y el uso de estrategias de transformación digital para hacerlo.